Tu Lugar – Hombre Vs Mujer

Junio 29, 2015

Por Francis Macías

Hace un tiempo leí una noticia de un país del medio oriente que me conmovió, y aunque es algo casi habitual en ese lugar del mundo, para ese entonces no conocía la realidad de las mujeres en esa sociedad.

 

La noticia fue que un hombre había arrojado ácido en el rostro de su esposa porque ella le había dicho que quería salir a trabajar, la razón era que ella no podía dejar las labores de su casa porque ese era su lugar.

woman-73403_1280

Su lugar era la casa y no la calle, ¡WAO! Como podemos pensar que hay un lugar asignado por los hombres donde las mujeres deben habitar, tal cosa no es cierta. Pero lamentablemente nuestra sociedad occidental no escapa de la cruel realidad de asignar lugar a las personas no solo por su condición de hombre o mujer, sino por su color de piel o su rango económico.

 

Así esta nuestro mundo, el ser humano decide donde colocar a las personas. La razón del ácido en el rostro de la mujer era para que con el rostro desfigurado nunca más se atreviera a decir que saldría a trabajar. Les desfiguran el rostro para que la vergüenza se apodere de ellas y nunca salgan a la calle.

 

Lamentablemente en la historia de casi todas las naciones del mundo, las mujeres han sido consideradas como inferiores a los hombres, por lo que siempre ocupan un lugar de segunda en cualquier espacio. De ahí el auge del movimiento femenino, donde declara la igualdad de la mujer con el hombre en todas las áreas.

 

Muy mal enfocado honestamente el movimiento femenino, porque los hombres y las mujeres no somos iguales, somos diferentes, por diseño y propósito divino, diferente no significa ni mayor ni inferior, solo define nuestros propósitos establecidos por Dios para que podamos funcionar armónicamente en el desarrollo social de la humanidad.

 

Como mujeres que somos podemos hacer de todo sin necesidad de querer parecernos a hombres, porque no somos hombres, esa no es nuestra función ni lugar.

 

Así que viéndolo desde el punto de vista correcto de nuestro diseño divino, ser diferentes no son debilidades sino cualidades mutuas, que nos permite cumplir nuestro rol con excelencia y entender que somos parte de un todo, no el todo de una parte.

 

Entonces podemos entender que el lugar de la mujer no se encuentra en ningún movimiento o sistema moderno, el lugar de la mujer se encuentra en Dios, ese es el lugar perfecto, porque de acuerdo a su naturaleza y propósito Dios sabe cómo funciona la mujer, él es su creador.

 

El mayor problema es que cuando no sabemos cómo debemos funcionar, terminamos abusando los unos de los otros.

 

El hombre abusa de la mujer y la mujer abusa del hombre. Es ahí cuando comienzan los abusos, cuando desconocemos el propósito de nuestra naturaleza. Por lo tanto nadie puede apartarse del plan de Dios y tener éxito.

 

Esta es nuestra verdad: “tanto hombres como mujeres tenemos un espíritu independientemente responsable delante de Dios, es decir el hombre no depende de una mujer espiritualmente así como la mujer no depende de un hombre espiritualmente, delante de Dios cada uno es un individuo responsable” Dios si sabe darnos el lugar que cada uno tenemos en él. Una mujer tiene un espíritu y ella es responsable espiritualmente delante de Dios.

 

Somos iguales en esencia pero diferentes en función. La maravillosa obra de Cristo definió y redimió la vida e imagen de la mujer desde la caída en el Edén.

 

En Cristo no existe tal cosa como varón y hembra, existe gente trasformada a su imagen, hay un solo pueblo, no significa que ahora los hombre pueden ser mujeres y las mujeres hombres, de ninguna manera.

 

La verdad presente es que las mujeres entiende su propósito y los hombres también, entonces cada uno se respeta y valora, porque se ven mutuamente como integrantes del cuerpo de Cristo sin perder la perspectiva de nuestras funciones.

 

Cuando se entiende naturaleza, diseño y propósito, sabemos cuál es nuestro lugar. Diferente no significa ni menor ni mayor.

 

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.