Se Buscan Buenos Prospectos

Febrero 9, 2016

En el artículo anterior plateaba Lo Que Los Jóvenes Ministros Necesitan, donde abordaba la gran necesidad de tener mentores y padres ministeriales que crean y empoderen a esa nueva generación de jóvenes ministros.

 

pelota

 

Ahora bien, Hoy quiero plantearte la otra cara de la moneda, quiero reflexionar contigo, acerca lo que requieren los mentores y padres ministeriales de esa nueva generación de jóvenes ministros.

 

Voy a usar dos palabra muy utilizadas en el mundo del Beisbol: Prospecto y Scout. Así que medita en lo que te expongo a continuación.

 

¿Qué es un prospecto? Es un pelotero joven, con una altísima posibilidad de lograr convertirse en un pelotero profesional de Grandes Ligas.  

 

En el Reino esto aplica para los jóvenes ministros, o líderes jóvenes. Ellos son los prospectos que deberían llegar a ser los ministros profesionales de las Grandes Ligas del Reino.

 

 

¿Qué es un Scout? Es el caza talentos que tiene como misión descubrir a esos nuevos peloteros jóvenes, peloteros que tendrían la posibilidad de llegar a ser las futuras grandes estrellas del Beisbol Mayor.

 

En el Reino, esta función de Scouts la deberían hacer los Padres espirituales, o mentores ministeriales. (Estoy consiente de que los Scouts del Reino no abundan)

 

¿Has soñado con servirle a Dios y no sabes por dónde empezar? Empieza por aquí: Siendo un buen prospecto. Cuando te comprometes con Dios y contigo mismo a ser un buen prospecto ministerial, más temprano que tarde Dios asignará a tu vida un Scout que verá en ti las capacidades y habilidades que posees para llegar a ser un buen ministro de Grandes Ligas en el Reino.

 

¿Qué Es Lo Que Busca Un Scout En Un Prospecto Para Que Éste Sea Firmado?

 

Busca un mínimo de cinco elementos fundamentales que el prospecto debe demostrar.

 

–1. Habilidad para batear.

–2. Habilidad pichar.

–3. Habilidad para fildear.

–4. Velocidad para correr.

–5. Y potencia en el brazo a la hora de lanzar.

 

El Scout también evalúa, estatura, peso, grasa corporal, y algo que me llamo la atención es que también buscan lo que ellos llaman Fortaleza Mental.

 

 

La sexta herramienta que se está valorando en las Grandes Ligas es la fortaleza mental que tiene el jugador, dónde fue criado, cómo fue criado, cuál es la abnegación del muchacho por lo que está haciendo, su pasión. La capacidad que el pelotero tenga de hacer ajustes, porque este es un deporte de ajustes, y hoy en día la parte mental ocupa un cuarenta por ciento de las herramientas que pueda tener un muchacho para firmar un contrato con organizaciones de las Grandes Ligas. Fuente: El nuevodiario.com.ni

 

 

Imagínate, según ellos, la mentalidad es el 40% de las herramientas que puede concretar una firma, y no solo eso, sino mantenerlo en el Beisbol Mayor.

 

Como podrás notar, esto es muy interesante, porque indica que la mentalidad que tenga el prospecto será fundamental si éste realmente quiere convertir en un jugador de Grandes Ligas.

 

Pero seamos honestos, cuál es la mentalidad de la mayoría de los jóvenes hoy en día, incluyendo los que asisten a nuestras reuniones…, en qué campo de entrenamiento están preparándose para cuando Dios los necesite…, qué evaluación podrá hacer un Scout en una juventud que solo se ocupa de novios y noviecitas, de tiempo mal invertido en redes sociales publicando tonterías.

 

Quizás dirás, ¡Uy! Esto esta fuerte pastor. ¿En serio? Creo que hay cosas más fuertes que las que he mencionado.

 

Si estas leyendo este escrito y eres joven. Por favor, te lo pido con mi mano en el corazón, comprométete en ser un buen prospecto del Reino, que cuando el Padre celestial te necesite, los Scouts se peleen por firmarte y avalar la gracia y ministerio que Él te ha dado.

 

¿Sabes por qué muchos jóvenes hoy no están desarrollando su ministerio? En el caso de algunos, no es por falta de entrenamiento, ya que tuvieron a un buen entrenador. No fue por falta de un Scout que lo descubriera, no fue por falta de potencial, ya que Dios les impartió una gracia para ello. Fue por falta de disciplina y compromiso. Ah…, y algo muy importante, por falta de una mentalidad madura.

 

Jamás olvides que tus dones te abren las puertas, pero tu falta de carácter y madurez te las cierra.

 

Jamás olvides que tus dones te abren las puertas, pero tu falta de carácter y madurez te las cierra.

 

 

Quiero Mostrarte Dos Jóvenes Que En Su Momento Fueron Muy Buenos Prospectos.

 

–1. El primero es Jesús.

 

¡Qué impresionante como Jesús aun desde su adolescencia demostró ser un gran prospecto! Sin duda que con esa actitud y mentalidad hasta yo lo hubiese querido firma jaja.

 

Lucas 2:49 Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?

 

Se que sabes la historia, pero Jesús se les había escapado a sus padres José y María, y estaba en el Templo discutiendo con los maestro de la ley acerca de las escrituras. Dice que los que lo oigan se maravillaban de sus palabras e inteligencia (Lucas 2:47).

 

La pregunta es, ¿no se supone que Jesús debía estar en el negocio de la carpintería de su padre José? La verdad si, pero era evidente ya que había un nivel superior de sabiduría que lo llevo a comprender que el negocio en el cual Él debía estar, era en los de su Padre celestial.

 

Cuál es el negocio del Padre…, el Reino, y Jesús sabia que a eso había venido.

 

¡Qué nivel de madurez, qué nivel de compromiso! sin duda, que gran prospecto. Que maravilloso seria tener en nuestras congregaciones prospectos así. Y créeme que no lo dudo.

 

–2. El segundo es Timoteo.

 

Timoteo demostró ser un buen prospecto, y Pablo en cierto momento le dio un consejo válido para todo aquel joven que sueña con llegar a ser un Grandes Ligas del Reino.

 

1 Timoteo 4:12 Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

 

 

Estimado lector, y si eres joven, recibe esto en tu espíritu. No hay Scout del Reino que no quede convencido cuando consigue a un prospecto con estos elementos.

 

¿Quieres ser un buen prospecto? Pues pon en practica estos seis elementos.

 

  • –Se ejemplo en palabra. Ser un joven de palabra traerá credibilidad entre los ministros más adultos. Ellos verán que a pesar de tu juventud, eres una persona seria, en quien se puede creer. Tener palabra es igual a tener credibilidad. La credibilidad en nuestros días es muy importante.

 

  • –Se ejemplo en conducta. Cuidado con la incongruencia, no se puede decir una cosa y después comportarte de otra. Hoy día sobran los que actúan de esa manera.

 

Tu los oyes diciendo muchas cosas que hasta suenan creíbles. Pero cuando actúan, te das cuenta de que lo que dicen es mentira.

 

  • –Se ejemplo en amor. Si hay algo que te va a distinguir de otros es la manifestación del amor de Cristo en ti para con otros. Un buen prospecto sabe que la ley fue resumida a ello, amar a Dios sobre todas las cosas, y amar al prójimo como a si mismo.

 

  • –Se ejemplo en espíritu. El espíritu es tu naturaleza real. No hay nada que delate a un falso, que su espíritu. Tu espíritu sacará a la luz lo que realmente hay en ti. Así que procura que tu espíritu sea el correcto.

 

  • –Se ejemplo en fe. Debes ser un ejemplo en tu fe. Debes ser un modelo de fe al punto que inspires a otros prospectos a imitar la fe que has recibido. Cuando eres un ejemplo en fe, tu eres edificado pero a la vez edificas a otros por ella.

 

  • –Se ejemplo en pureza. A Dios no le gustan las mezclas, a Dios no le agrada las madias tintas. O eres frio o caliente. O eres puro o estas ligado con otra cosa.

 

No hay nada que tenga tanto valor que el oro puro. Los elementos puros tiene una mayor calidad, y por ende su costo tiende a ser más elevado. ¿quieres ser un buen prospecto? Mantente puro en tu naturaleza, llamado y convicciones del Reino.

 

En este momento de la historia se necesitan buenos padres, mentores o scouts que promuevan a esa nueva generación de Grandes Ligas del Reino.

 

En este momento de la historia se necesitan buenos padres, mentores o scouts que promuevan a esa nueva generación de Grandes Ligas del Reino.

 

 

Pero también debemos ser honestos en decir, que igualmente se necesitan buenos prospectos que garanticen y prolonguen las próximas jugadas que el Reino necesita realizar en cada nación de la tierra. Si es tu caso, te animo a ser un buen Scout, y a ti joven, te reto a ser un buen prospecto.

 

Aunque para los aficionados, el Beisbol es un juego de pelotas, pero para los peloteros profesionales es un trabajo al cual todos los días se levantan comprometidos a entrenarse, a fin de dar lo mejor de ellos en el terreno de juego.

 

 

Que se levante esa generación de buenos y grandes prospectos, comprometidos a entrenarse, formarse y capacitarse, a fin de jugar a favor del Rey y Su Reino.

 

¿Y tú, ya eres un buen prospecto?

 

mi-logo-gris.

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.