¡Eres libre de la Pobreza!

Abril 11, 2016

Quiero reflexionar contigo algo que me trae muy inquieto. Desconocer una verdad te puede privar de disfrutar la libertad, bien lo dijo el Señor: “…y conoceréis la Verdad y la Verdad os hará libres…”, así que la Verdad no te hace libre en un aspecto, sino en todos los aspectos.hobo-531201_1280

¿Es un castigo de Dios para el hombre la pobreza? ¿Es de Dios la pobreza y el ser pobres? ¿Crees que estás destinado a vivir en pobreza? ¿Quiere Dios que la humanidad sea pobreza?

 

Voy a ir más allá en el planteamiento de estas interrogantes, ¿Es normal que en las congregaciones más del 90% de los asistentes sean pobres? ¿Qué están haciendo las congregaciones para bajar los índices de pobreza?

 

¿A qué me refiero cuando hablo de pobreza?

 

No me refiero sólo a la falta de dinero, en realidad decir que pobreza es la falta de finanzas y bienes, es quedarse bastante corto en definición y sentido.

 

La pobreza es todo un sistema, una estructura mental, social y espiritual, que mantiene en absoluta mendicidad al ser humano, haciéndolo pordiosero e indigente en todos lo ámbitos de su vida. A este estado no se le puede llamar vivir sino sobre vivir.

 

En el contexto eclesiástico.

 

¿Has notado como en la mayoría de las congregaciones hay un gran porcentaje de gente pobre? ¿Sabes por qué? Porque no se ha diligentemente desenmascarado la pobreza exponiéndola frente a las riquezas de Cristo y Su Reino.

 

Lamentablemente muchas veces la pobreza es cultivada aun por las predicas y enseñanzas que se trasmiten desde los púlpitos.

 

 

Lamentablemente muchas veces la pobreza es cultivada aun por las predicas y enseñanzas que se trasmiten desde los púlpitos.

 

En la mayoría de los casos, se te predica de que te falta algo, de que tienes que hacer para tener tal o cual cosa, de que estás incompleto y necesitas de…, etc, ect, ect. Ese tipo de lenguaje está cargado de pobreza, aunque en el discurso Dios sea pronunciado.

 

De hecho, la pobreza está tan arraigada en algunos contextos eclesiásticos, que cuando escuchan las palabras: riqueza, abundancia y prosperidad, algunos lo ven como herejía o falsa doctrina.

 

O sea, lo que te quiero decir es que la pobreza ha sido tan bien acariciada por muchos ministros y creyentes, que se acostumbraron a que ella (la pobreza) es parte del evangelio. Nada más lejos de la Verdad.

 

La pobreza NO ha sido, NO es, NI será un elemento que verás reflejado en el Reino de Dios. –Permíteme seguir haciendo énfasis en ello– Nunca ha sido, no es, ni será designio de Dios que la humanidad sea, ni viva en pobreza.

 

Por el contrario, cuando revisas detenidamente el Diseño de Dios para con la tierra y humanidad, te darás cuenta de que lo primero que Dios estableció fue un completo estado de prosperidad y abundancia. (Gn 1 y 2)

 

El hombre fue puesto en un Estado y ámbito de plena bendición, es por ello que las primeras palabras que salen de la boca de Dios para con el hombre es bendición. La bendición no es el saludo que tradicionalmente practicamos, no es un tópico teológico, ni es un tema para predicar de finanzas.

 

La bendición es un Estado, es un ámbito, es un nación o país en la cual por la obra perfecta de Cristo en la cruz, se te introdujo. Pero voy más allá, la bendición, la abundancia y la prosperidad es Cristo mismo.

 

Por lo tanto, las buenas noticas anunciadas a los pobres, es que en el Reino jamás llevarás a cuestas el sistema de indigencia que entró al mundo por medio de Adán cuando se desvió del Diseño original de Dios.

 

En el Reino, todo ciudadano vive en un ámbito de prosperidad, abundancia y bienestar integral. Si llegase a existir un ápice de pobreza entonces no seria el Reino. Pero que bueno es saber, que en este Reino inconmovible no existe ni si quiera una tilde de miseria.

 

Las buenas noticias del evangelio del Reino primeramente son para los pobres.

 

Lucas 4:18 El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos.

 

Siempre que se cita este versículo, se hace referencia a los quebrantados de corazón, a los cautivos y ciegos, y a los oprimidos, pero ¿dónde dejamos a los pobres? ¿qué vamos hacer con los pobres? ¿No es competencia de la Iglesia sacar a la gente de la pobreza? ¿Y si la Iglesia no lo hace, quién lo va hacer?

 

Es en este espíritu reflexivo, donde creo que vamos a tener que revisar, qué evangelio hemos creído, qué evangelio estamos creyendo y qué evangelio vamos a seguir reproduciendo.

 

Mateo 11:5 Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos son limpiados, los sordos oyen, los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio.

 

 

La mejor noticia que se le puede dar a un pobre es decirle que ya no estará más allí. Que nació para vivir en abundancia, que el Padre celestial lo desea prosperar y que siempre tendrá para él y los suyos.

 

En pocas palabras, el tipo de sociedad que Dios diseño para la humanidad es un Reino de abundancia PLENA. Dios en esencia es abundancia y cuando el da, lo que da es abundante, así que no te resignes a la pobreza, esta no es diseño de Dios.

 

 

Cuando revisas detenidamente Génesis capitulo uno y capitulo dos, podrás notar que en ningún momento el hombre tenia, mentalidad de pobreza, condición de pobreza, lenguaje de pobreza o estrechez económica.

 

La pobreza entro al mundo cuando Adán fue separado del ámbito de las riquezas y la abundancia. Vivir al margen del gobierno de Dios produce pobreza. No aceptar el Diseño de Dios produce pobreza, no creer en el Reino de Dios resulta en pobreza.

 

Mientras nuestros ojos no sean alumbrados se seguirá caminando en pobreza. Mientras el Reino no sea comprendido sobraran sociedades pobres. Ser un emigrante del Reino produce ciudadanos pobres.

 

Declara con tu boca: ¡Cristo se hizo pobre para que yo fuese rico (2 Corintios 8:9), por lo tanto soy libre de todo sistema de pobreza! ¡No tendré mentalidad de escasez! ¡Seré prosperado (a) en todas la cosas! Amen.

 

3 Juan 2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

 

 

ANUNCIO:

Te recuerdo que estamos a pocos días de lanzar nuestra primera obra literaria: Lo Que Cristo Tenia En Mente, descubra por qué el Señor dijo “Edificaré mi Ekklesía”. Así que mantente al pendiente de este blog y nuestras redes sociales. Agradecería mucho que compartas esta información en tus redes. Puedes reservar desde ya escribiéndonos a info@uzielreyes.com

 

publicidad-articulos-e1459472696489

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.