¿Qué Hacer Si Ya Tengo Tatuajes Y Soy Cristiano?

Noviembre 11, 2016

Posiblemente, después de leer la primera parte de este artículo, haya surgido la siguiente pregunta ¿Si ya soy cristiano, qué puedo hacer si tengo tatuajes y me quedaron agujeros por las marcas de los Zarcillos?

 

PARA LEER LA PRIMERA PARTE OPRIME AQUÍ.

tattoo-1166357_1280

No me tomaré mucho tiempo para responder a esta importantísima inquietud. Trataré de ser concreto. Después de leer la primera parte, es válido que surja cierta preocupación. Ahora bien, ¿qué puedes hacer? lo que hemos hecho, en su momento, todos los que somos pecadores arrepentidos. En primer lugar, aceptar el perdón de Dios, y en segundo lugar, no volverlo a hacer. Tan sencillo como eso.

 

 

Vale decir, que esto del –perdón de Dios y el no volverlo a hacer– aplica para todos. Imagínate que el caso y la pregunta sea, ¿Qué haría un asesino si recibe a Cristo, qué haría un homosexual, qué haría un drogadicto, qué haría un adultero o fornicario, qué haría un corrupto, qué haría un violador… ¿qué harían todo éstos si reciben a Cristo y pasan a formar parte del Reino de Dios?

 

 

Si observas bien la lista de personas que te he mostrado, todos tienen marcas o tatuajes, el asesino, el homosexual, drogadicto, adultero, corrupto o violador. Todos tienen tatuajes emocionales a diferencia del que literalmente se tatúa el cuerpo. En otras palabras, todos están en la misma condición.

 

 

¿Qué deben hacer todos? Arrepentirse, aceptar el perdón de Dios y no volverlo a hacer. En decir, lo importante es; la nueva vida que se debe manifestar a partir de ese momento, ¿a partir de qué momento? a partir del momento en que reciben el perdón de Dios. Quiero que veas con mucho detenimiento la siguiente historia.

 

 

Juan 8:4-11 le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. 5 Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? 6 Mas esto decían tentándole, para poder acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. 7 Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella. 8 E inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. 9 Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los postreros; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. 10 Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? 11 Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.

 

 

Ahora bien, imagínate que este mismo caso sea el de un violador, o el de un homosexual, el de un drogadicto, claro está, todos arrepentidos. ¿qué crees que Jesús les hubiese dicho? Ojo, no es la declaración de cualquier persona, tampoco es la declaración de uno de los profetas ni del padre Abraham, es la declaración, nada menos que del Señor mismo. Sin duda la declaración sería –vete, y no peques más– en otras palabras, no lo vuelvas a hacer.

man-1097889_1280

Y si la escena hubiese sido con un chico tatuado lleno de perforaciones y aretes, la respuesta del Señor sería, quizás, exactamente la misma. Ya que lo importante es; qué se hará a partir de ese momento al recibir el perdón de Dios. Esa expresión – vete, y no peques más– lleva consigo un indulto. Es decir, un perdón, o una oportunidad mas. Eso es lo que llamamos la Gracia de Dios.

 

 

Quiero aclara que no estoy diciendo que tatuarse es un pecado. No olvides lo que menciono en el primer escrito de este tema. Todo me es lícito, pero no todo conviene.

 

 

En conclusión. ¿Qué debe hacer un chico que ya se tatuó y agujeró, y llegó al Reino de Dios de esa manera? Pues aceptar el perdón de Dios, y no volverlo a hacer. No exhibir su o sus tatuajes corporales, sino el tatuaje más relevante que mortal alguno haya recibido, el del Espíritu Santo. De seguro, esa nueva vida la manifestará de manera natural.

 

Y será de ejemplo para otros, influenciándolos a seguir su nueva cultura, la del Reino. Será un referente viviente del poder transformador de Jesucristo en su comunidad. Así que considérate libre, –Vete y no peques más–. Quiere decir, no lo vuelvas a hacer, porque ya perteneces a una nueva y mejor cultura; la de los verdaderamente tatuados y marcados por el Espíritu de Dios.

 

 

perteneces a la nueva y mejor cultura; la de los verdaderamente tatuados y marcados por el Espíritu de Dios

 

 

2 Corintios 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

 

 

¿Y tú qué cultura estás manifestando?

 

 

Soy Uziel Reyes y te animo a vivir una vida en Progresivo.

 mi-logo-gris.

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.