¡No te confundas, el Evangelio no es Humanismo!

Febrero 1, 2017

¡Hey… no te confundas!

 

¡El evangelio se hizo humano a través de Cristo pero eso no significa de que sea humanista!

 

¡El evangelio se humanizó para que fuese accesible a los humanos, pero eso no significa de que el evangelio gira alrededor del hombre!

man-845847_1280 (1)

¿En qué consiste las “Buenas Nuevas” del evangelio? Esta maravillosa “noticia”, consiste en que el Hijo de Dios se acercó a nosotros y por gracia, le dio sentido a la existencia del hombre cuando lo reconectó en su lugar de origen, es decir, el Padre. Así que el evangelio está centrado en Cristo y su obra retentiva, y no en la minúscula vida del hombre salvado.

 

 

Qué quiero decir, que el evangelio no es humanismo. Este no está centrado en la vida del hombre. El evangelio es Cristo, Él es el centro y no puede ser sustituido por algo o alguien. Ni por la creación, ángeles o el hombre; ni mucho menos por la Iglesia. ¿Qué sucede cuando se desplaza a Cristo del centro y se posiciona al hombre? Se entra en un estado humanista y por ende deja de ser el evangelio del Reino.

 

 

Para tener una idea más clara veamos lo que es humanismo.

 

Humanismo

 

  • Consiste en la exaltación del género humano.
  • Es una doctrina antropocéntrica donde el hombre es la medida de todas las cosas.
  • Esta corriente se opone al Teocentrismo donde Dios es el centro de todas las cosas.
  • El humanismo hace al hombre objeto de fe. Totalmente contrario a lo que establece el evangelio, donde la Fe es Jesucristo.

 

 

¿Entonces como es un evangelio humanista? Cuando está centrado en el hombre, por el hombre y para el hombre, y por consiguiente se apunta en su necesidad, sus valores, principios, éxitos, fracasos, aciertos o desaciertos.

 

 

Un evangelio humanista pone el “foco” en el individuo, utiliza versículos bíblicos a fin de que este se sienta bien, desarrollando una teología antropocéntrica. Incluso cuando se predica constantemente del pecado y del pecador, se está cayendo en humanismo.

 

 

Permíteme darte un ejemplo:

 

“Hoy Dios puede cambiar tu vida”

“Ven a recibir tu milagro”

“Dios te dará la felicidad que buscas”

“Tu vida jamás será la misma”

“Dios te dará todo lo que necesitas”

“Dios hará grandes cosas contigo”

“Prepárate porque en los próximos días Dios te sorprenderá”

“Clama por tu rompimiento”

“Haz un pacto por tu liberación financiera”

 

 

¿Has escuchado este tipo de declaraciones? Todas ellas apuntan en suplir y satisfacer las necesidades del hombre. Y aunque es cierto que Dios es bueno y pude hacer todo ello, no se puede perder la esencia del evangelio. Para que esto se cumpla, debe estar alineado a la voluntad del Padre en la tierra. Si no es así, nada sucederá por más que se profetice.

 

 

Dios no está con una bolita de cristal, o varita mágica, para satisfacer, a nuestro antojo, todas nuestras necesidades. Ciertamente Él tiene cuidado de sus hijos, pero el Padre busca hijos maduros que prosigan a la expansión de su Reino aquí en la tierra. Tal cual como lo hizo Jesucristo.

 

 

No recuerdo la primera vez que haya leído, que Jesús le pidiera al Padre, que le supliera sus necesidades. Ni aun el mismo Señor pretendía que el Padre cumpliera lo que Él quería. Por el contrario, el Hijo vino a hacer la voluntad de Su Padre.

 

 

Mateo 26:39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.

 

 

Qué fuesen dicho muchos predicadores humanistas –¡Tranquilo Jesús! el Padre celestial te librará de la Cruz y nada te sucederá, sólo clama en fe y de seguro concederá la petición de tu corazón–.

 

 

Qué crees que fuesen clamado muchos evangélicos hoy. –Señor guárdame de esta tribulación… entro en pacto por mi rompimiento–.

 

 

Algunos han llegado al punto de pelearse con Dios porque no les guardó de un proceso. Ejemplo, vivieron la pérdida de un familiar y Dios no lo resucitó, en consecuencia, han estado molestos con Dios. ¿Por qué? porque creen que el evangelio consiste en que Dios hará conforme a sus necesidades y no conforme a su soberana voluntad.

 

 

Observa bien, si juntamente con Cristo fuimos crucificados y resucitados, eso indica que la vida que ahora tenemos es la del Hijo “EN” nosotros. Cuando esto logré entenderse en las congregaciones, se acabarán los cultos con mensajes humanistas. Abdicaran los discursos dirigidos a la necesidad del hombre.

 

 

El evangelio se trata de Cristo en nosotros, con nosotros y sobre nosotros, no de nosotros “por” y “para” nosotros. El evangelio gira alrededor de Cristo, no de nosotros. Es tanto así que Pablo dijo que Cristo era nuestra vida.

 

 

El evangelio se trata de Cristo en nosotros, con nosotros y sobre nosotros, no de nosotros “por” y “para” nosotros.

 

 

Colosenses 3:4 Cuando Cristo —quien es la vida de ustedes— sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria.

 

Cuando se entienda que la vida que la Iglesia posee es la de Cristo. De seguro las ideas humanistas dentro de las congregaciones se acabarán. Pues como dijo Pablo, “Ya no vivo yo más vive Cristo en mi”.

 

 

La realidad más grande es que todo fue creado por Él y para Él. El es el principio y fin de todas las cosas. Todas las cosas por el subsisten. Todo es de Él… incluso la vida que hoy tienes.

 

¿Y tú, vives un evangelio humanista o Cristocéntrico?

 

 

Soy Uziel Reyes y te animo a vivir una Vida en Progresivo.

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.