LA SOLEDAD

Febrero 6, 2015

Por Euliser Reyes

Hace un tiempo atrás leía un comentario en una revista dominical que decía. “La Soledad no es buena compañera”, aquella frase me impacto y atrapó mi curiosidad al punto que terminé leyendo todo el artículo de la misma. Considero que en algunos casos necesitamos un tiempo de soledad para realizar algunas cosas que en medio de tantas personas no las podemos hacer.

Pastor Euliser Reyes

Por ejemplo, si estamos estudiando para un examen de mucha importancia, necesitamos un espacio acorde para poder analizar. Si estamos trabajando en alguna tesis de grado, necesitamos mayor concentración de lo que estamos haciendo, eso significa, que mientras haya más privacidad y mayor silencio, podemos trabajar mejor, y como consecuencia de ello, vamos a tener mejores resultados.

Hay momentos en nuestra vida que la Soledad se convierte en un enemigo silencioso, y mayor aún, cuando estamos pasando por algún proceso de separación, perdida familiar, como también puede ser por un proceso de decepción. Hay muchas personas que en esos momentos difíciles y álgidos de la vida, se sumergen en la Soledad buscando como un refugio que les dé el apoyo necesario que ellos están buscando.

Cuando caemos en ese estado, y buscamos el supuesto refugio que al parecer necesitamos para el momento, sin darnos cuenta comenzamos a caer en un terreno movedizo, que en vez de ayudarnos lo que hace es añadirle males mayores al proceso que estamos cruzando para ese momento.

La Soledad trae consecuencias, y en alguno de los casos, las consecuencias son lamentables. Según los expertos y los estudiosos de la materia, han llegado a la conclusión, que la mayoría de las personas que se han quitado la vida, fueron aquellas personas que de alguna manera cayeron en un estado de depresión, y sumergidos en ella se aislaron, y se refugiaron en la Soledad.

Observemos algunos detalles importantes que los considero oportunos abordarlos en esta oportunidad, hasta donde puede producir caos la Soledad, y los efectos letales que al mismo tiempo produce este flagelo llamado Soledad, los cuales son:

  • Puede afectar a tú cerebro en una forma similar al dolor físico. Cuando una persona se siente excluida, se siente amenazada a la supervivencia, y eso trae como consecuencia un dolor tan profundo, que ningún analgésico puede surtir un efecto positivo en la persona. Ningún cardiólogo puede hacer nada al respecto, ni un Psicólogo puede hacer nada también.

 

  • Puede evitar que tengas una buena noche de sueño. En otras palabras, las personas que se sienten solas, tienden a experimentar más interrupciones de sueño en las noches, que aquellas que no se sienten solas. En pocas palabras eso nos está diciendo, que si no hay un buen descanso por las noches, estamos propensos a enfermarnos de una forma muy sutil. Hay una glándula llamada Pituitaria que ella se recarga es cuando se descansa plácidamente, de no ser así, ella se mantiene descargada, y como resultado de ello, las células cancerígenas sufren un colapso a tal magnitud, que a la persona le puede dar cáncer.

 

  • Se puede aumentar el riesgo de demencia. En el año 2012 hicieron un estudio a 2.200 personas, y encontraron que las personas que expresaron sentirse solos, no importando la cantidad de amigos y familiares que estuviesen a su alrededor; tenían mayor probabilidad de experimentar demencia.

 

  • Puede contribuir a la muerte prematura. La Soledad puede llevar a una persona a morir antes de tiempo. En un estudio que le hicieron a 45.000 personas en una edad comprendida entre los 45 años o más, que tuvieron problemas en el corazón o tuvieron un alto riesgo de tenerlo, las posibilidades de morir de un infarto son las más seguras motivados por la Soledad.

 

Haciendo un análisis de todos estos tópicos abordados en cuanto a lo que produce la Soledad, llegamos a la conclusión que sumergirse en ella es un riesgo total y evidente, tanto como puede producir la muerte, como puede llevar a una persona a tener una serie de problemas en todas las áreas de la vida.

He aquí una salida a este problema que está produciendo estragos en pleno siglo XXI, y a medida que la población mundial vaya aumentando, el índice de crecimiento de éste seguirá proliferándose de forma indetenible y tomando mayor auge. David, el primer rey de Israel constituido por la voluntad de Dios dice lo siguiente: “Aunque mi padre y mi madre me dejaren, Jehová con todo me recogerá”.

En otras palabras David quiere decir lo siguiente; yo sé que aunque mi familia se olvide de mí, aunque mis mejores amigos me hayan dado la espalda, aunque en aquellos que llegué a pensar que eran mis verdaderos confidentes ya no están porque se marcharon, yo sé que Dios no me abandonará jamás. Él seguirá siendo mí padre, y mi amigo fiel.

Para todos aquellos que lean este artículo, les tengo muy buenas noticias, tenga paz y tranquilidad en su vida. Solo Dios puede cambiar tu lamento en gozo, tu tristeza en alegría, tu Soledad en una excelente compañía. Pedro el Apóstol dice lo siguiente: “Echando toda nuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”. Creo que es un excelente tiempo para que no sigas llevando un peso que tú ya no puedes llevar.

El mismo señor lo reitera en su palabra cuando: “Venid a mí todos los que están cansados y cargados que yo los haré descansar”. Es un buen momento para que descanses en Dios, y él jamás te defraudará. Refugio como él no hay, amigo como él no encontraras. Deja que él te ayude con eso que ha robado tú paz y felicidad, y como consecuencia de ello te has sumergido en la Soledad.

OJO: Considero que la soledad es buena cuando se usa para provecho de meditación, reflexión, corrección y espiritualidad.

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.