LA CRUZ ROMANA VS LA CRUZ DEL PRINCIPIO

Abril 16, 2017

¿Sabías que la Escritura muestra dos tipos de crucifixión?

¿Sabías que la crucifixión romana es muy diferente a la crucifixión del principio?

En ese sentido, sólo te voy a mostrar algunos elementos que las diferencian, y la maravillosa noticia de que Jesucristo ha sido rey antes de la fundación del mundo.

espinas

Para conocer la crucifixión romana sólo hay que ir y revisar la historia, de esa cruz se ha hecho y dicho mucho. Esta crucifixión se puede investigar, estudiar y por ende, conocer. Así también, se han escrito canciones, se han rodado innumerables películas que han dado a conocer tan icónico hecho que cambió la historia del mundo.

 

Pero para conocer y entender la cruz del principio, hay que ir al Padre para que ilumine en nuestros corazones la maravillosa noticia del evangelio. ¿Por qué no se ha realizado un film de la cruz del principio? Porque ningún humano estuvo allí. Observa con atención el siguiente texto.

 

Apocalipsis 13:8 (NTV) “aquellos cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida que pertenece al Cordero que fue sacrificado antes de la creación del mundo.

 

Si le preguntas al texto, el mismo te responderá. ¿Cuándo fue sacrificado el Cordero? Antes de la fundación del mundo. El escenario de la cruz romana fue el monte del Gólgota, pero el escenario de la cruz del principio fue en la eternidad. Tú y yo no estábamos en esa crucifixión.

 

La crucifixión romana, literalmente fue una salvajada, un ensañamiento contra una persona inocente, una carnicería… fue un hecho sanguinario… Allí hubo sangre por todos lados. Pero la cruz del principio no fue así. En esa cruz no hubo sangre. ¿Sabes por qué? Porque Dios es espíritu y un espíritu no bota sangre.

 

La pregunta es, ¿qué fue lo que el Hijo inmoló si un espíritu no echa sangre? Veamos la respuesta directa por el mismo Señor en Getsemaní.

 

Lucas 22:42 diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.

 

Ciertamente aquí el Hijo de Dios se había encarnado en la persona de Jesús de Nazaret, pero para el, la inmolación no estaba sólo en entregar su cuerpo o derramar su sangre, sino en algo más elevado, en rendir su voluntad a la voluntad de su Padre. Aquí se revela lo que tuvo que entregar en el principio.

 

En otras palabras, más allá de la cruz romana, el verdadero sacrificio estuvo en ser obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Y aclaro que bajo ninguna circunstancia estoy desestimando la sangre del Cordero, eso sería tema para otro escrito.

 

¿Desde cuándo Jesucristo es Rey?

 

En ese sentido, quiero fijar una verdad que aún es desconocida por muchos.

 

–Cristo es Rey desde la eternidad, y no desde el Gólgota.

–Él no se hizo rey con una corona de espinas, su Padre lo hizo rey antes de la fundación del mundo.

 

Daniel pudo decir que Su Reino es sempiterno. (Daniel 4:3) Eso quiero decir, que siempre ha existido y que no tendrá fin. El escritor de Hebreos dice que hemos recibido un reino inconmovible, significa, que nadie lo ha removido, quebrantado, o alterado.

 

Imagínate, cuando Cristo comenzó a ser rey, todavía el árbol de donde sacaron las espinas para hacer tan nefasta corona que fue colocada en su cabeza aún no había sido creado… porque dice que el Cordero fue inmolado antes de la fundación del mundo, es decir, antes de que existieran los arboles de espinas, ya Él era rey.

 

Tú has tenido salvador, no desde el Gólgota, sino desde antes de la fundación del mundo. Tú has tenido redentor, no desde el Gólgota, sino desde antes de la fundación del mundo.

 

Cristo tuvo el reino no desde el Gólgota, sino desde antes de la fundación del mundo.

 

¡El madero no lo hizo rey! ¡los clavos no lo hicieron rey! ¡el vinagre no lo hizo rey! ¡las espinas no lo hicieron rey! Su Padre, por la obediencia, lo hizo rey desde antes de la fundación del mundo.

 

Los soldados romanos no tenían tal autoridad para investirlo como rey, sólo su Padre. Jamás algo perecedero como unas espinas harían rey a quien es Eterno e indestructible.

 

Los soldados romanos no tenían tal autoridad para investirlo como rey, sólo su Padre

 

En la cruz romana murió Jesús de Nazaret, un hombre Judío. Pero Cristo no murió en la cruz romana, además porque nada ni nadie lo puede matar, porque Él es la resurrección y la vida, por eso al tercer día resucitó de entre los muertos, triunfante y victorioso.

 

Para finalizar, en la crucifixión romana literalmente Jesús murió derramando su sangre por los pecados del hombre, pero en la crucifixión del principio Cristo murió a su voluntad por cumplir la voluntad de su Padre. Esta es la buena noticia, que siempre, desde el principio, hemos tenido salvación eterna, redención eterna, vida eterna, y un rey eterno. A Él sea la gloria.

 

 

Soy Uziel Reyes y esto es Vida en Progresivo

 

 nega inverso lateral

 

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.