Es Lícito Los Zarcillos Y Tatuajes Entre Jóvenes Cristianos

Noviembre 10, 2016

Recientemente, conversando con unos chicos que conforman una de las bandas cristianas de mi país. Me abordaron para realizarme diferentes preguntas, y de todo tipo de temas del ámbito cristiano. Ya se ha vuelto normal. Suele pasarme cuando salgo a ministrar fuera de mi congregación, que se me acerquen personas preguntándome, buscando respuestas a sus inquietudes. Es lo que sucede cuando impartes la Palabra de Vida.

hands-1031131_1280

Una de sus preocupantes preguntas fue, “pastor; qué opina usted de los tatuajes y zarcillos entre jóvenes cristianos”. Ellos me hacían alusión a que los jóvenes de su congregación, también los querían usar, por ver a “adoradores” de bandas australianas practicar tales costumbres. Por consiguiente, si ellos –los australianos– lo usaban, concluían de que no era malo emularlos.

 

 

Claro está, que los cinco integrantes de la banda musical, mostraban algo de preocupación por las inclinaciones de los jóvenes de su congregación, a usar este tipo de insertos en sus cuerpos. Los cinco, hicieron una especie de cerco a mi alrededor, porque realmente querían saber cuál era mi opinión al respecto. Por falta de tiempo, no pudimos profundizar en el tema, pero hoy quiero compartirlo a través de este escrito.

 

 

Las interrogantes y comentarios que surgen a través de tópicos como este son infinitos. Algunos dicen –A Dios lo que realmente le importa es la disposición de nuestro corazón– en cierta forma es verdad. Otros dicen, ¿Y si ellos lo hacen por qué yo no lo puedo hacer? ¿Si ellos que adoran a Dios lo usan por qué yo no?

 

 

En tal sentido, la gran pregunta es: ¿Pueden nuestros chicos cristianos usar aretes y tatuajes? Permíteme mostrarte mi respuesta usando la siguiente comparación. Mi deseo es que la consideres, no me etiquetes de anticuado o extremista. Lo que quiero es que veas un código de ética usado por los gobernantes. Después de todo, si estás en Cristo, naciste para co-gobernar con Él en la tierra.

 

 

–¿Alguna vez has visto a un ministro de una República, del país que sea, con tatuajes y zarcillos? Trata de imaginar…

–¿Alguna vez has visto a un gerente de una compañía importante con túneles en sus orejas y tatuajes en todo su cuerpo?

–¿Alguna vez has visto al presidente de un país con perforaciones en su lengua y tatuajes en su rostro? Te imaginas al recién elegido presidente Donald Trump…

 

 

Como estamos en una era algo loca, de descomposición social, es muy probable que en alguna parte del mundo haya alguien así, pero la verdad es que este tipo de apariencias no se estila dentro de los códigos de vestimenta y ética de senadores, ministros o presidentes de Repúblicas. Por qué, repito, porque no es el código de vestimenta de los gobernantes.

 

 

Si decimos que somos reyes y sacerdotes, y formamos parte del Reino de Dios en la tierra, ¿Cómo crees que debamos representarlo? Si aún los sistemas de gobierno exigen buena presencia y vestimenta para funcionar en gestiones de gobiernos imperfectos. ¿Cuánto más debería ser la ética si aspiramos representar al gobierno del Rey eterno? ¿No crees que tu apariencia debería honrarlo ante los hombres?

 

 

Otro ejemplo actual, que te puedo mostrar, es la cultura de la realeza inglesa y española. Te imaginas a la reina de Inglaterra, Isabel II, tatuada con perforaciones por todo su cuerpo. Te imaginas al rey de España, Felipe de Borbón, con túneles en sus orejas y nariz. ¿Cierto que no? Creo que el resto de la familia real moriría de la vergüenza. Ellos saben que nacieron para representar un reino, y como tal, saben que deben comportarse y tener buena presencia en donde quiera que estén. Saben que ese tipo de prácticas no son parte de su cultura de realeza. (es aquí donde está la clave, en la cultura de realeza)

 

 

Cuando la princesa Kate (Catalina duquesa de Cambridge) entró a la realeza, tuvo que renunciar a varios hábitos, incluyendo algunos de corte alimenticio. Otros, de corte deportivos. Ya su vida había pasado de ser una simple plebeya para ser la reina de la monarquía. Pareciera que este es el problema de muchos, quieren el Reino de Dios, pero no quieren sujetarse a sus normativas. Creen en el Reino, pero quieren hacer con sus cuerpos lo que mejor les parece.

 

 

Posiblemente, aquí es donde esté el problema de algunos chicos de nuestra generación, confiesan con su boca creer en el Reino de Dios, pero su comportamiento manifiestan una naturaleza de plebeyos. ¿Pueden nuestros chicos cristianos usar aretes y tatuajes? Por supuesto que sí, de poder, puedes, ¿pero será lo correcto? Mira lo que dijo el Apóstol Pablo.

 

 

1 Corintios 10:23 Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.

 

 

¿Te quieres tatuar? Claro que lo puedes hacer, pero será qué es conveniente para un representante del Reino de Dios en la tierra amplificar tal subcultura urbana. Tú naciste para representar al Rey y Su Reino. Por lo tanto, naciste para manifestar naturalmente la cultura de ese Reino. Así como no veras a un gobernante terrenal usando este tipo de cosas, de igual forma, no verás a un representante del Reino de Dios usando aretes y tatuajes. Eso va en contra de los códigos de ética y presencia de su Reino.

 

skinhead-364824_1280

Cuando la juventud cristiana ha sido cultivada para los cultos evangélicos y no para el Reino, entonces, este tipo influencias es absorbida rápidamente por ellos. Pero cuando un joven ha sido formado para el Reino, tiene bien claro su asignación gubernamental, vive para ello, y como resultado se comporta como tal sin necesidad de tener al alguien todo el tiempo que le indique cómo debe cuidar su apariencia personal.

 

 

Nadie creerá en la credibilidad en un gobernante, que tiene su cuerpo marcado y sus orejas agujeradas. Si eres templo y morada del Espíritu de Dios, ya tienes el tatuaje más relevante que se le haya hecho a un mortal, y es, el del Espíritu Santo.

 

 

Ya tienes el tatuaje más relevante que se le haya hecho a un mortal, y es, el del Espíritu Santo.

 

 

Efesios 1:13-14 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa, 14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.

 

 

El tatuaje del Espíritu es imborrable, in-arrancable e irreversible. Los entendidos saben que no hay mayor tatuaje que este. Los entendidos representan dignamente al Rey que los comisionó. Pero mientras se sigan preparando a nuestros jóvenes para el culto evangélico, los seguiremos viendo siendo influenciados por estás corrientes sub-culturales.

 

 

Ciertamente la practica de marcarse el cuerpo, y ponerse zarcillos no es nueva, es antiquísima. ¿Qué interesante que la Biblia no registra que el joven Jesús de Nazaret haya usado alguno; incluso no se registra que haya sentido por lo menos el impulso de usarlos? Interesante no… Los entendidos conocen el protocolo real y saben que han nacido para representar un Reino. El Reino de Dios.

 

 

Seamos jóvenes de tal influencia, que otros que practican culturas urbanas, se sientan atraídos por la cultura de realeza que nosotros manifestamos, al punto de que quieran ser parte de ella.

 

 

Soy Uziel Reyes y te animo a vivir una Vida en Progresivo.

mi-logo-gris.

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.