¿En Qué Mundo Vives?

Febrero 6, 2017

De manera extraordinaria, Génesis nos muestra el proceso único y creativo de cómo Dios fue procreando la tierra y los diferentes mundo que cohabitarían en ella. La tierra es todo un vasto mundo compuesto de otros mundos dentro. Esa extensidad no solo consta de la parte tierra sino de los aires.

earth-1971580_1280

 

La tierra es tan enorme que Dios la organizó por partes y con diferentes ambientes para cada tipo de vida que habitaría en cada uno de esos mundo. Por ejemplo: Los aires, es el mundo donde habita todo tipo de aves. Desde águilas hasta palomas. Dios determinó ese ambiente para ellos.

 

Luego los ríos y mares. El mar es todo un amplio universo. Aún hasta la fecha hay miles de especies que no han sido descubiertas, imagínate. Los ríos, aunque suene parecido, las especies son de agua dulce, a diferencia del mar, los peces son de agua salada. En otras palabras, aunque ríos y mares están compuestos de agua, sus mundos son diferentes.

 

Así mismo, en tierra firme se ubican los animales de ese ámbito. Estas especies son diferentes a las anteriores. ¿Por qué? Porque fueron creados para ese ambiente. Jamás verás a un gato tratando de nadar en las profundidades del mar como un tiburón.

 

¿Qué quiero decir con todo esto?

 

Que tanto el hombre como la mujer, a parte de ser seres para la tierra, es un ser espiritual EN la tierra, en tal sentido, Dios le creo un mundo (ambiente) espiritual en la tierra que le permitiría desarrollarse a plenitud; siempre y cuando se mantuviese en ese mundo espiritual que Dios había establecido para ellos.

 

 

Observa bien como dice el siguiente texto.

 

Génesis 2:8 Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado.

 

 

Este huerto NO era algo literal, era un ámbito espiritual. La idea era que el hombre viviera en ese huerto, disfrutara de la vida con su esposa, lo cuidara y se alimentara de el, ya que allí estaba nada menos que el Árbol de la vida. Todo lo antes creado tenía un mundo para ello, ahora Dios había materializado un mundo superlativo para Adán.

 

 

¿Qué sucede si un pez sale del agua y no consigue el retorno a su ambiente? En cuestión de minutos moriría porque la tierra no es su mundo. ¿Qué sucedería si soltases una vacas desde 30 mil pies de altura? Pues quedaría lista para asar y tener un buen almuerzo, porque los aires no son su mundo. Pues, por increíble que parezca, Adán hizo lo que no debió hacer nunca, desechar el mundo que fue creado para el.

 

Hoy hay muchos adanes. Conocen la realidad del evangelio, han estado cerca del huerto, saben que el Árbol de la vida está allí, pero aun así son tercos y prefieren alejarse del huerto que vivir en el. ¡No hay nada más libertador para el hombre (mujer) que vivir en la realidad de ese ámbito espiritual!

 

 

Los adanes es la gente que escucha la palabra, de momentos se quebrantan, pareciera que finalmente se comprometerán con Dios, pero al final siguen en lo mismo y nunca terminan de entrar al mundo que fue establecidos para ellos.

 

 

Los adanes son los que después de conocer algo acerca de Dios, terminan haciendo lo que mejor les parece con su vida.

 

 

ADÁN MURIÓ AL SALIR DE SU MUNDO

 

Desde el capítulo tres de Génesis, vino la muerte de Adán y con el todo aquel que elige vivir fuera del ambiente de Dios.

 

 

¿Qué representa vivir fuera del mundo espiritual?

 

 

Mencionaré tres cosas, en primer lugar.

 

1. CREER QUE YA SE CONOCE A DIOS. Gn 3

 

Se comienza a vivir una vida basada en lo que ya se cree conocer acerca de Dios, en otras palabras, crees que ya sabes suficiente acerca de Dios.

 

Se crea su propio evangelio y comienza a vivir justificándose según ese evangelio. Y para colmo, aunque sabe que se está a espaldas de Dios, dice cosas como: “Señor se que eres bueno y tu mano me sostendrá…” hay un dicho popular que dice –no hay peor ciego que el que no quiere ver–.

 

 

Es imposible estar fuera del mundo que Dios prefijó para nosotros y aún así pretender creer que Dios responderá a nuestras peticiones.

 

 

2. SE TOMA LA DECISIÓN DE VESTIRSE

 

Tanto Adán como Eva, tomaron la decisión de vestirse porque sabían que habían hecho mal. Ahora buscan un remiendo que antes no necesitaban para tratar de cubrir su vergüenza.

 

 

Así mismo sucede con algunos. Saben que estar fuera del mundo de Dios está mal, y ahora buscan un remiendo para tratar de taparse. Tratan de tapar su desprotección espiritual con vicios, mujeres (o hombres) drogas, alcohol. Otros creen que por ser buenos y no hacerle daño a nadie es suficiente.

 

 

Y los más santos crean su propio evangelio, –evangelio a la carta–. Se ofrendan así mismos, se congregan con ellos mismos, se predican a ellos mismo, en fin…

 

 

El que opera con el espíritu de Adán, maneja cierto conocimiento de la Biblia, toma versículos y los ajusta a su filosofía y pareceres, pero para Dios siguen lejos de su mundo. Como están fuera del ámbito para el cual fueron creados, ahora carecen de cosas que antes no necesitaban.

 

 

3. SE ESTÁ MUERTO AUNQUE SE DIGA VIVIR LA VIDA

 

Los del espíritu de Adán, alegan disfrutar la vida porque es una sola. Nada más lejos de la realidad, ellos saben que tal declaración, en el fondo, es una farsa.

 

 

Si fuera cierto, “que disfrutan la vida”, tantos artistas, gente millonaria y famosa no se hubiesen suicidado… ¿Recuerdas el caso del artista de Hollywood Robin Williams? El es uno entre cientos de hechos como ese.

 

 

La Escritura es clara en decir:

 

Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. (Gálatas 5:19-21)

 

 

Y contundente al dictaminar que: “la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro. (Romanos 6:23)

 

 

Si hay algún Adán entre nosotros, que aún no valora lo que pusieron en sus manos, ora por él, y que Dios nos ayude a hacerle comprender la valiosa oportunidad que ha recibido, de vivir en el ambiente espiritual que su alma necesita.

 

 

“Si hay algún Adán entre nosotros, que aún no valora lo que pusieron en sus manos, ora por él”

 

 

Fuera del mundo espiritual de Dios no se vive sino que se está muerto en delitos y pecados. El ser humano es degradado y preso por sus más bajos instintos. De hecho, como animal vive por sus instintos y no por sabiduría.

 

 

“Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados” (Efesios 2:1 )

 

 

Fuera del ámbito de Dios, el hombre y la mujer viven en agonía, buscan oxígeno espiritual para poder respirar. Tratan de ser felices sin conseguirlo. Todo el detalle está en no querer estar en el mundo que se les asignó.

 

Al respecto hay mucho que decir, pero por ahora creo que es suficiente.

 

¿Y tú, en qué mundo quieres vivir?

 

Soy Uziel Reyes y te animo a vivir una Vida en Progresivo…

 

mi-logo-gris.

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.