Descubre Tu Verdadero Calendario Profético Parte 2

Enero 4, 2016

En vista del gran impacto que tuvo la publicación de mi artículo “Descubre Tu Verdadero Calendario Profético” decidí escribir esta segunda parte con la intensión de seguir exponiendo desde mi humilde perspectiva la razón por la cual no te debes dejar guiar por el calendario Judío. (Para leer la primera parte OPRIMA AQUÍ)

calen

Aclaro que bajo ninguna circunstancia es un antisemitismo. Lo que escribo no es para atacar al pueblo de Israel ni ningún otro pueblo. Yo oro y bendigo a Israel así como oro y bendigo a cualquier otra nación. Si estamos en Cristo debemos amar al prójimo, pero amar al prójimo no significa de que avalas su religión.

 

En el amor de Cristo yo amo a Cuba, pero no puedo avalar la santería que allí se practica, en el amor de Cristo yo amo a Haití, pero no apruebo el ocultismo que allí se realiza, como venezolano que soy amo a mi país, pero eso no significa que acepte la idolatría y culto político –a una persona– que se ha desarrollado en los últimos años.

 

¿Qué quiero decir con todo esto? Que amo al pueblo Israel, pero no apruebo el sistema, entiéndase bien. EL SISTEMA religioso –Judaísmo– que allí se cultiva y que se ha propagado por la tierra.

 

 

Ahora bien ¿Por Qué No Te Puedes Guiar Por Ese Calendario? Porque no te servirá si realmente quieres edificar a los santos.

 

 

En esta parte quiero clarificar a un más.

 

Decía que si estas en Cristo ya tú estas en el Año Agradable, en el Año Perfecto, en el Año de la buena voluntad de Dios. Y lo que debes saber no es qué año viene sino, en qué etapa de edificación estas.

 

Mira bien, si eres un pastor, apóstol, profeta, y estas dirigiendo una iglesia, lo que sí debes saber es qué vas a construir en cada nuevo año. Por ejemplo: En el colegio donde estudia mi hijo mayor, para que un niño ingrese a dicho colegio, éste le realiza una evaluación antes de admitirlo.

 

La intención es ver el nivel académico del niño, y así evaluar sus puntos fuertes y sus partes débiles. Con la conclusión en mano de dicha evaluación, ellos, –los docentes– ya saben qué es lo que tienen que trabajar en el niño.

 

Si has recibido un ministerio para edificar a los santo y por ende el cuerpo de Cristo, entonces debes tener en claro qué es lo qué vas a edificar, por lo tanto es tu obligación conocer los planos de esa edificación y saber en qué etapa de la construcción se encuentran.

 

Déjame explicarme:

 

No puedes poner techo en una construcción si aun no hay columnas, no puedes frisar una pared si aun no hay paredes, no puedes poner paredes si no hay fundamento. Como constructor (pastor, apóstol etc.) debes saber qué es lo que viene a continuación cada vez que terminas una fase de la construcción.

 

Te pongo mi ejemplo personal:

 

Soy pastor adjunto de la iglesia Ciudad de Dios en la Valencia Venezuela. Después de haber revisado y evaluado detenidamente los planos para ver en qué etapa de edificación va Ciudad de Dios, y con la gracia que nos ha tocado para edificar, y por dirección del Espíritu, llegamos a la conclusión de que la etapa que Ciudad de Dios debía trabajar en el 2016 es “Hacia Una Iglesia Apostólica”.

 

Es allí donde centraremos nuestro enfoque, esfuerzo y recursos, para que esta Verdad Central del evangelio sea una realidad manifestada en todos los hijos de la casa. Ya que sé que el llamado de Ciudad de Dios es apostólico, y por ende eso es lo que debo construir en este etapa de la obra.

 

Es allí donde ningún calendario religioso tiene valides, porque tu no edificas de acuerdo a esos calendarios sino de acuerdo al diseño y planos que Dios te dio para una casa en particular. Si Dios te llamo a edificar algo, pues tu deberías conocer y ver los planos de eso.

 

Tampoco te servirá de mucho usar el modelo de otro ministerio ya que Dios tiene planes diferentes con cada congregación. Por eso que si un ministerio esta enfocado en lo sobrenatural, no quiere decir que eso sea lo que tu necesitas construir en tu casa local.

 

Si otro ministerio esta enfocado en la guerra espiritual, no quiere decir que eso sea lo que tu debes edificar en tu congregación. ¿Quién te dice qué es lo que debes construir? El Espíritu Santo y los planos que se te fueron entregados. Y si me dices –pastor pero que es eso de los planos, donde esta eso en la escritura– entonces necesitas con urgencia ubicar a un apóstol de Cristo para que te ayude a hacer esa evaluación.

 

Es allí donde el ministerio del apóstol cobra importancia, ya que él es el perito arquitecto que evalúa qué es lo que una casa local debe hacer y edificar.

 

Esta es la razón por la cual muchas congregaciones no tienen una visión clara, algunas nunca avanzan, en muchos casos no saben que hacer, y es porque no hay un apóstol guiándolas en el desarrollo del proyecto que el Padre le confió a esa casa local.

 

El calendario judío no te podrá ayudar si deseas desarrollar el proyecto que Dios puso en tu mano. El Espíritu Santo si sabe qué es lo que debes y tienes que hacer como ministro y congregación cada año.

 

El Año Agradable no cambiará, ese siempre estará allí, lo que si debes saber es, qué etapa de la construcción debes edificar en los santos cada año.

 

Soy Uziel Reyes y esto es Vida en Progresivo.

 

 

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.