De Espaldas A La Cama

Mayo 4, 2015

En algún momento has vivido la experiencia de lanzarte de espaldas a una cama?

foto

 

El otro día entre a mi habitación atraído por ciertas y particulares carcajadas de mis hijos. Los que son padres podrán entenderme perfectamente cuando digo que ha ellos les encanta jugar en la cama de papi y mami.

 

Me levante de ipso-facto del lugar de donde estaba, para ver que era lo que estos pequeñines estaban haciendo. Al llegar a mi habitación pude observar el peculiar y reiterativo juego que sólo es posible si hay una cama de por medio.

 

Allí estaban ambos saltando y lanzándose de “espaldas a la cama”, fijé mi mirada en sus caras felices e inocentes, para ellos no había nada de que temer, La sensación era de confianza total.

 

Mientras repetían el confortable momento, yo observaba una y otra vez dicha rutina. habrían plenamente sus brazos, y se dejaban caer, el menor de mis hijos desesperaba mientras esperaba su turno para realizar lo propio. Vuelvo y repito, la sensación de confianza era total.

 

Y te pregunto, ¿Quién no lo haría? ¿Quién no se lanzaría de espaldas sabiendo que detrás hay un acogedor colchón esperándolo? (Creo que muchos verdad) Y La razón por la cual se hace es sencilla, se llama CONFIANZA. Nos da confianza saber que nada nos pasará ya que se tiene certeza y seguridad de que todo estará bien.

 

Pero la realidad en este momento, es que se esta viviendo con altos niveles de desconfianza. La dama que por causa de una traición desconfía de su esposo, el hijo que por causa de abandono desconfía sus padres, el empresario que desconfía de sus empleados, los pueblos que desconfían de las promesas de sus líderes políticos. Esto y mucho más ha producido una cultura de desconfianza.

 

Y la verdad es que nada crecerá, prosperará o avanzará en un clima de desconfianza. Y es que la confianza es como el abono que requiere la pequeña planta para crecer y desarrollarse, la confianza es como el oxigeno vital que necesita el astronauta en el espacio, la confianza es tan necesaria como la leche que la madre suministra al recién nacido.

 

 

Tienes que ir al baúl de los valores y rebuscar ese perdido principio llamado confianza. Sin confianza es imposible vivir bien.

 

 

¿Pero qué es confianza?, Es tener seguridad y certeza, es tener una esperanza firme en que algo sucederá. Esto era lo que yo observaba en el rostro de mis hijos. Certeza y seguridad de algo, ese algo era que la cama no se quitaría de su lugar.

 

Quizás tu en algún momento al igual que cientos de personas, también te haz aventurado a la experiencia de lanzarte de espaldas a una cama, en esos segundos que vas suspendido en el aire, la confianza es absoluta, nada dañará tal momento. El aterrizaje es increíble, la expresión de los rostros es todo un abanico de sonrisas, por lo menos eso era lo que veía en mis hijos.

 

La pregunta es, ¿en qué o quién esta puesta tu confianza en este momento? Te invito a que te sueltes de espaldas no a una cama literal sino al único y verdadero Dios, al todo poderoso, el creador de todo lo que existe. Sus brazos son muy confortables, incluso mejores que una cama. Esos brazos te están esperando para cuando decidas lanzarte a una nueva y mejor calidad de vida.

 

El novelista británico Graham Greene dijo: Es imposible ir por la vida sin confiar en nadie; es como estar preso en la peor de las celdas uno mismo.

 

Jeremías 17:7-8 dice: benditos son los que confían en el Señor y han hecho que el Señor sea su esperanza y confianza. 8 Son como árboles plantados junto a la ribera de un río… A esos árboles no les afecta el calor ni temen los largos meses de sequía. Sus hojas están siempre verdes y nunca dejan de producir fruto.

 

Soy Uziel Reyes y esto es “Vida en Progresivo”.

mi-logo-gris.

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.