¿Creyentes Tipo Popeye?

Diciembre 3, 2015

Recuerdo que de niño disfrutaba de una caricatura llamada Popeye. Este era un personaje musculoso, con una voz estridente, un ojo mas chico que el otro y una pipa en su boca.

popeye

Pero lo cumbre era ver en él una súper fuerza que se activaba después que ingería espinacas, ¿Lo recuerdan? De manera instantánea las espinacas surtían su efecto otorgándole a Popeye una fuerza sobre humana.

 

Y es que esta imagen llegó a mi mente mientras meditaba en la actitud de algunos cristianos hoy día. En la vida de la iglesia cristiana posmoderna pareciera que algunos cristianos son tipo Popeye.

 

Sienten esa súper fuerza mientras se congregan, mientras pasan al “altar” a recibir la oración, mientras un “ungido” les impone las manos, mientras reciben la “llenura” del Espíritu Santo en un culto glorioso, pero al salir de allí, a las veinticuatro horas se les pasa el efecto. (Aclaro que el problema no es lo que reciben, el problema es la mentalidad del que recibe)

 

Al momento se sienten fuertes, se sienten animados, con una súper fe, inclusive alegando que si se les aparece el mismo diablo podrían vencerlo jaja. Mientras están en esa atmósfera –popéyica– son los cristianos más poderosos del universo, los más comprometidos, los más colaboradores, en fin, los más ungidos. Pero el detalle es cuando se les pasa el efecto.

 

Si viven un proceso de escasez se les pasa el efecto, si sienten que no son aceptados en su entorno se les pasa el efecto, si por alguna razón dejan de congregarse se les pasa el efecto diciendo que se sientes desanimados y por tal razón ya no tienen ganas de seguir asistiendo.

 

Es allí donde necesitaran nuevamente las espinacas espirituales para volverse a sentir fuerte y animados. Amigos, esos síntomas nos dicen que estamos ante un cristiano tipo Popeye.

 

Como pueden ver, el problema de este tipo de creyentes radica cuando se les pasa el efecto. De allí que muchos hoy día van de congreso en congreso, de retiros en retiros, de actividades en actividades, ¿Y qué es lo que buscan? Las espinacas espirituales que les devuelva nuevamente esa súper fuerza. Este ciclo lo repiten una y otra vez.

 

Lamentablemente cientos de creyentes viven bajo esta concepción de pensamientos. Viven necesitando cada cierto tiempo nuevas ingestas de espinacas para sentirse bien, para sentirse fuertes y poderosos.

 

Pero la escritura dice que si estas en Cristo, ya tienes el poder que necesitas para desarrollar no solo tu potencial sino la asignación que el Padre prefijó para ti.

 

 

Si estas en Cristo ya tienes el Poder que necesitas

 

Sobre ti ya esta activo un poder, ese poder no es que viene, ese poder ya esta. Tu sólo tienes que dejar que ese poder se manifieste naturalmente en y a través de ti.

 

Por ende no vivas buscando el poder, o la fuerzas de manera ocasional como si fueran espinacas que necesitas ingerir, ese poder ya fue instalado en la iglesia, y si tu eres iglesia –que no lo dudo– ya cuentas con ese poder dentro de ti.

 

Quiero Que Veas Los Que Se Te Dio Que Te Cualifica Como Portador Del Poder.

 

–1. El Espíritu que has recibo es de Poder.

 

2 Timoteo 1:7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.

 

La pregunta que te debes hacerte es, ¿Te va a dar el poder, o ya te lo dio? Dice, “…nos ha dado…”

 

–2. Cristo es la fuente que te fortalece.

 

Filipenses 4:13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

 

–3. Hay un poder que actúa en ti.

 

Efesios 3:20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros.

 

Este pasaje de Efesios es categórico y concluyente. Hay un poder actuando en ti. Ojo, No es que habrá un poder, es que ya hay un poder.

 

–4. En ti habita toda la plenitud de Cristo.

 

Con esta declaración es más que suficiente para abortar toda mentalidad popéyica.

 

Colosenses 2:9-10 Toda la plenitud de la divinidad habita en forma corporal en Cristo; 10 y en él, que es la cabeza de todo poder y autoridad, ustedes han recibido esa plenitud.

  

–5. Debes tener la seguridad de que eres morada y habitación del Espíritu Santo.

 

1 Corintios 3:16 ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

 

–6. Debes tener la seguridad de que fuiste empoderado por el Espíritu.

 

Hechos 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

 

Al vivir con la seguridad de lo que has recibido, no sufrirás del síndrome de Popeye. Estarás claro de quien eres en Cristo y no dependerás de un momento de unción, ya que tu sabes que la unción misma habita en ti. Que por ende no la buscas sino que la cultivas.

 

Tu estas empoderado y habilitado para manifestar esa fuerza…, bien lo dice el libro de Joel 3:10, “…diga el débil fuerte soy…” esa debe ser tu actitud. Saber y entender lo que tienes y lo que por genética portas. Esta escritura de Joel no es una declaración positivista, sino una convicción de lo que tienes.

 

¡Tu no eres un Popeye evangélico, tu no eres un débil cristiano en busca de espinacas espirituales!, tu eres un hijo de Dios que tienes en tu interior –no afuera– sino dentro, la vida Zoe que te empodera, ya eso te hace ser fuerte.

 

La retroalimentación es importante así que déjame tu comentario al respecto, Soy Uziel Reyes y esto es, Vida en Progresivo.

 

mi-logo-gris.

No olvides Compartir!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Email to someone

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Todos los derechos reservados 2017.